miércoles, 28 de enero de 2015

Google será sancionado por México

El procedimiento de sanción "es un hecho sin precedentes", asegura el IFAI.
En México se inició un proceso para sancionar a la filial de Google en el país, por no respetar la ley de manejo de datos personales.
El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) informó este martes, en un comunicado, que la filial de la empresa no atendió la solicitud de una persona para cancelar el uso de sus datos personales.
Google México argumentó que no es responsable del servicio de motor de búsqueda de información, sino Google Inc. y por lo tanto no podía suspender el uso de los datos de quien promovió la queja, el cual no fue identificado.
Sin embargo, los consejeros del IFAI establecieron que la empresa está legalmente constituida en México, y por lo tanto debe sujetarse la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares.
También argumentaron que Google México sí hace un tratamiento de datos personales cuando se coloca en el buscador una información de cualquier persona, el cual "se encuentra indexado" a su red en Internet.
Además, tampoco se comprobó que este servicio lo realiza una empresa distinta.
El procedimiento de sanción "es un hecho sin precedentes", asegura el IFAI.
"Con esta resolución, México se une a los países que han sentado un precedente, al considerar a dicha empresa internacional como responsable del tratamiento de datos personales cuando presta servicios de motor de búsqueda", indica el comunicado.
Por lo pronto el IFAI ordenó a la empresa a que elimine de su buscador los datos de la persona que promovió la queja.
Hasta ahora no se conoce el tipo de sanción que se aplicaría a Google México, aunque legalmente la empresa tiene derecho a promover una apelación en tribunales por el procedimiento del IFAI.

jueves, 22 de enero de 2015

Los 7 hábitos de un emprendedor



He llegado a creer que el estrés, la tensión, la ansiedad constante en el trabajo y en la vida, el exceso de tareas… forma parte de la vida moderna.

La mayoría de la gente simplemente no se siente con sensación de paz, de tranquilidad, de serenidad, durante todo el día.

Tengo que admitir que a mí me pasa igual gran parte del tiempo. Pero he aprendido algunas cosas que me han ayudado a crear una sensación de calma y tranquilidad durante más tiempo que antes. Algunas cosas las aprendí de un curso de Paz Interior, otras de personas que conozco que son inspiradoras para mí y otras de mi propia experiencia.

Es importante tener en cuenta que uno no puede controlar las cosas que le pasan gran parte del tiempo  y sobretodo no se puede controlar cómo actuarán otras personas. Lo único que podemos controlar es nuestra respuesta. Puedes responder a un mismo hecho con ansiedad y con ira, o puedes responder con calma y paz.

Estos son los hábitos para desarrollar que te pueden ayudar a cultivar la calma en tu vida. Te recomiendo que los apliques uno por uno, de forma gradual. Siempre se consiguen más cosas así.

Los 7 hábitos para estar en calma

1. Una rutina matutina tranquila.
Muchas personas empiezan su día con una carrera estresante y ya van nerviosos todo el día. Yo suelo levantarme temprano y empezar el día con unos minutos de meditación. Después desayuno tranquila sentada y me pongo a escribir antes de que empiece a haber movimiento en casa. Tú no tienes por qué hacer las mismas cosas. Igual a ti te funciona hacer ejercicio o practicar yoga. Pero es importante encontrar la tranquilidad de la mañana y sacar el máximo provecho de ella
2. Crear rutinas para afrontar el estrés.
Muchas veces, cuando tenemos estrés, solemos reaccionar de forma no muy saludable – ira o enfado, sentirse agobiado,  abandonarse, comer comida basura, consumo de alcohol o drogas, comprar cosas que no necesitamos, ir a sitios a perder el tiempo, postergar las cosas, y así sucesivamente . En cambio, necesitamos formas saludables de lidiar con el estrés. Cuando notes el estrés, piensan en cómo lidiar con él y, a continuación, sustituye cualquier rutina poco saludable con otras más saludables. Los hábitos de adaptación al estrés saludables pueden ser: hacer ejercicios de relajación, yoga, tomar una infusión, dar un paseo, tomar un poco de agua, hablar con alguien que te importa…
3. Ser consciente de tu respuesta.
Cuando algo estresante ocurre, ¿cuál es tu respuesta? Algunas personas pasan a la acción – aunque si la situación de estrés es otra persona, a veces la acción puede ser perjudicial. Otros se enfadan , o se agobian. Y otros comienzan a sentir lástima de sí mismos y a desear que todo sea distinto. ¿Cómo estoy reaccionando yo? ¿Cómo podría hacerlo mejor? Dar respuesta a estas preguntas es un hábito importante. Es un ejercicio de autoconciencia y autoconocimiento. Aprende a gestionar tus emociones en tu respuesta.
4. No tomarse las cosas personalmente.
Muchas veces con el hábito anterior te das cuenta que tu respuesta es tomarte las cosas personalmente. Si alguien hace algo que no nos gusta, a menudo tendemos a interpretar esto como una afrenta personal. ¿Nuestros hijos no limpian sus habitaciones? ¡Ellos nos están desafiando! ¿Nuestro cónyuge no muestra afecto hoy? ¡Eso es que ya no me quiere! Algunas personas llegan a pensar que el universo confabula personalmente contra ellos. Pero la verdad es que no es personal. Normalmente la otra persona está tratando de resolver sus propios problemas y lo hace lo mejor que puede. Todos lo hacemos lo mejor que podemos. Aprender a no interpretar los acontecimientos como una afrenta personal puede llevar mucha calma a tu vida. Se trata de ver estas situaciones como un evento externo no personal (como una hoja que cae, un pájaro que vuela) en la que puedes responder sin una actitud estresante, o no tengas que responder en absoluto.
5. Gestionar el tiempo.
Continuamente tenemos la sensación de que nos falta tiempo, y eso no ayuda a nuestra calma interior. Para ello gestiona tu tiempo, enfocándolo en lo que de verdad es importante para ti, eliminando los ladrones de tiempo y la multitarea de tu vida. La multitarea es de las cosas que más ansiedad produce. Gente mirando su móvil mientras va en el tren, caminando o conduciendo. Gente twitteando o publicando en Facebook mientras cocinan, ven la televisión mientras comen o planifican su día mientras hacen tareas. Ésta es una gran manera de aumentar el nivel de ansiedad que corre a través de todo lo que haces, porque siempre estás preocupado de que deberías estar haciendo más, haciendo otra cosa. ¿Y si, en cambio, acabas de hacer una cosa, y aprendes a confiar en que no deberías estar haciendo otra cosa? Se necesita práctica: simplemente comer. Sólo lavar su tazón. Sólo hablar con alguien.Simplemente gestiona tu correo electrónico, una vez al día, hasta que tu bandeja de entrada esté vacía. Aprenderás que hay paz en sólo hacer una cosa, y dejar ir todo lo demás.
6. Ser agradecido.
Claro, mucha gente habla de la gratitud … pero ¿con qué frecuencia lo aplican en su día a día? Cuando las cosas no van muy bien en el trabajo, o nuestro jefe está enfadado, o nuestros compañeros de trabajo son groseros, o nuestros hijos se portan mal, o alguien que no nos ama como nos gustaría … y no podemos sentir más que enfado, ansiedad e infelicidad… ¿podemos estar agradecidos? Reduce tus quejas, y encuentra una manera de estar agradecido, no importa qué. Y luego sonríe. Dedica un tiempo de tu vida a agradecerle a la vida todo lo bonito que te ha dado: a primera hora de la mañana, a última de la noche… Este hábito puede cambiar su vida.
7. Reducir el ruido.
Nuestras vidas están llenas de todo tipo de ruido: el desorden visual, notificaciones, redes sociales, noticias, todas las cosas que tenemos que leer, correos electrónicos por contestar… Y la verdad, nada de eso es necesario. Reduce aquellos compromisos que realmente no te aportan nada y desconecta de Internet, teléfono móvil y Redes Sociales. Reduce todas estas cosas y más, y crear un poco de espacio, un poco de silencio, en tu vida.
Poco a poco llevarás el control de tu vida y notarás el equilibrio, la calma y la paz en todo lo que haces.

miércoles, 21 de enero de 2015

Cómo crear tu empresa


Una idea viable


Cómo elaborar un plan de negocio


Elabora un plan de negocio


Trámites para crear una empresa


Emprender en solitario


Elige la mejor ayuda


Quién te ayuda a emprender

Consulta el Buscador de la Dgpyme, para informarte a golpe de click sobre todas las ayudas, subvenciones, asesoramiento y recursos a los que puedes acceder.

Diseño de logotipo para tu empresa

Consulta a un diseñador o agencia de diseño para que te apoyen en el desarrollo de tu imagen,
ya que es muy importante tener un logotipo de tu producto o servicio.





Air Medical and Critical Care Transport Program logotipo


Diseñamos el logotipo e imagen para Air Medical and Critical Care Transport Program E.U.

www.sulogocreativo.com 

lunes, 19 de enero de 2015

Descubre las actividades para mejorar tu memoria un 99% más.

Practicar deporte y actividades físicas diversas

De todos los factores que promueven el aprendizaje y la memoria, al igual que otras muchas facultades mentales, el ejercicio físico es el que podríamos considerar más milagroso, asevera este catedrático. «Y tiene una explicación fisiológica. Son muchos los efectos de la actividad y el ejercicio físico sobre el cerebro y sus neuronas. En primer lugar, esa actividad promueve y aumenta la cantidad de sustancias neurotróficas, como el BDNF, que incrementan la plasticidad sináptica, la neurogénesis y la vascularización del cerebro. Es decir, actúa como un desengrasante del cerebro», explica.

El mejor tiempo del día para aprender

No todos los momentos del día son igualmente buenos para aprender, y cada persona tiene el suyo. «En algunos nos sentimos más despiertos, con más capacidad de atención y más actividad, y en otro con menos. Todos tenemos una idea más o menos clara de las horas del día en quenos sentimos más capaces para realizar estudios o actividades complejas. Y suelen ser siempre las mismas horas para cada persona. Me refiero a los ritmos circadianos», indica Morgado.

Entrenar la «memoria de trabajo

La «memoria de trabajo», explica este catedrático, «es una función cerebral muy importante para aprender y adquirir nuevos conocimientos y habilidades y está muy relacionada con la inteligencia fluida, la capacidad de razonar y resolver problemas nuevos con independencia del conocimiento previamente adquirido». Se trabaja con secuencias de objetos en distintos intervalos de tiempo.

Guiar el aprendizaje con preguntas

Este es un método de generar memoria a largo plazo mucho mejor que la que resulta del tipo de estudio consistente en repasar una y otra vez apuntes de la materia, muchas veces inconscientemente. Tal y como indica este experto a lo largo de las páginas de su libro «Aprender, recordar y olvidar», de Ariel, «su potencia para aumentar la comprensión de lo estudiado y generar memorias duraderas puede, además, multiplicarse si se le pide al alumno que mientras estudia vaya redactando una memoria de lo aprendido».

Practicar sistemáticamente el recuerdo de lo aprendido

El recuerdo, señala este psicobiólogo, es un proceso activo que no solo sirve para evaluar lo aprendido, sino también para seguir aprendiendo. Más aún, recalca Morgado: «el recuerdo sistemático puede ser una forma de aprendizaje superior incluso a la del aprendizaje original».

Un poco de estrés no es malo

egún explica Morgado en su obra «Aprender, recordar y olvidar» (de Ariel), en la vida cotidiana estamos sometidos a situaciones emocionales y estresantes que activan el sistema nervioso y el endocrino. «La experiencia común y los resultados de muchos experimentos muestran que, cuando esa activación es moderada y no rebasa ciertos límites, puede contribuir a la facilitación del aprendizaje y la formación de la memoria». Las hormonas, continua, «como la adrenalina, la noradrelina y los glucocorticoides, liberadas en la sangre de las personas en situaciones emocionales o de estrés moderado pueden contribuir también a la facilitación tanto de memorias implícitas como explícitas», apunta este experto. No obstante, matiza,«el estrés crónico y la elevada y persistente concentración de glucocorticoides en la sangre, al provocar muerte neuronal y pérdida de espinas dentríticas en las neuronas de la corteza cerebral, dificultan considerablemente el aprendizaje y la memoria de animales y humanos».

Potenciar el error de la predicción

Para Morgado, una manera de potenciar el error de predicción y facilitar con ello el aprendizaje consiste en asociar lo que se quiere recodar a un estímulo emocional.

Homenaje a la lectura

De todas las actividades intelectuales potenciadoras de capacidades mentales, la más asequible y la que proporciona un mejor balance costo/beneficio es, sin duda, la lectura, recalca Morgado. «Leer es uno de los mejores ejercicios posibles para mantener en forma el cerebro. Es así porque la actividad de leer requiere poner en juego un importante número de procesos mentales, entre los que destacan la percepción, la memoria y el razonamiento. El libro es un gimnasio asequible y barato para la mente y debería incluirse por ello en la educación desde la más temprana infancia y mantenerse durante toda la vida. Los niños deben ser estimulados a leer con lecturas motivadoras y adecuadas a su edad y los mayores deben procurarse todo el auxilio que requieran sus facultades visuales para poder seguir leyendo y manteniendo en forma su cerebro cuando envejecen», apunta.

La actividad intelectual a lo largo de la vida


La actividad intelectual a lo largo de la vida puede aumentar la memoria de la vejez. Hay estudios de la Academia Americana de Neurología que señalan que la lectura, la escritura y la participación en cualquier actividad que estimule el cerebro, a cualquier edad y durante toda la vida, pueden preservar la memoria en la vejez. «Vemos pues que no hay que esperar a ser mayor para emprender actividades intelectuales como remedio para disminuir las consecuencias negativas del envejecimiento. Cuanto antes empecemos, ¡mejor!», señala Morgado.

Inmersión temprana en múltiples lenguas

La sorprendente capacidad del cerebro humano para aprender muchas lenguas en la temprana infancia le confiere importantes ventajas a al hora de aprender y formar memorias consistentes. Está demostrado que los individuos que adquieren múltiples lenguas en su infancia y las practican a lo largo de su vida tienen una mayor capacidad de cognición ejecutiva, es decir, de ejecución mental, estando también más protegidos contra la neurodegeneración en la vejez.

miércoles, 14 de enero de 2015

Los mejores pasos a seguir para ser millonario


El dinero no lo es todo. Tal vez para ti el dinero está casi al final de la lista. Todos tienen su propia definición de éxito. La mía es ésta: “El éxito es hacer que aquellos que creyeron en ti se vean inteligentes”.
Para mí, el dinero no es tan importante, pero tengo que confesar que sí me importó mucho en alguna época (tal vez porque no tenía mucho). ¿Qué tipo de cosas debes hacer para aumentar tus oportunidades de unirte al club de los millonarios?
1. Deja de obsesionarte con el dinero. Descubre si lo que haces te distrae de las cosas que realmente te ayudarían a hacer crecer tu fortuna. Cambia tu perspectiva. “Ve el dinero no como tu meta principal sino como un resultado por hacer bien las cosas”.
2. Comienza un registro para saber a cuánta gente ayudas, aunque sea algo pequeño. Las personas más exitosas que conozco ayudan mucho. Son muy buenas entendiendo a los demás y ayudándolos a alcanzar sus metas. Saben que su éxito está basado en el éxito de la gente a su alrededor. Así que trabajan duro para hacer que los otros triunfen: sus empleados, clientes, vendedores, proveedores, etcétera.
3. Deja de pensar en hacer un millón de dólares y comienza a pensar en ayudar a un millón de personas. Cuando sólo tienes algunos clientes y tu meta es hacer mucho dinero, vas a buscar muchas maneras de quitarle hasta el último peso a los consumidores. Pero cuando encuentras una forma de servir a un millón de personas muchas cosas buenas pueden pasar.
El poder de la palabra es sorprendente. La retroalimentación que recibes es exponencialmente mayor así como tus oportunidades para mejorar tus productos y servicios. Tendrás la oportunidad de contratar a más empleados y beneficiarte de su experiencia, sus habilidades y su genialidad en general.
Con el tiempo tu negocio se convertirá en algo que nunca hubieras soñando, ya que tus empleados y clientes te llevarán a lugares increíbles. Ayuda a un millón de personas y el dinero llegará.
4. Ve el hacer dinero como una forma de hacer más cosas. De forma general hay dos tipos de personas:
1. Una hace las cosas porque quiere ganar dinero. Entre más cosas haga más dinero tendrá. No importa mucho su producto o servicio, hará lo que sea mientras los clientes le paguen.
2. La otra quiere hacer dinero porque esto le permitirá hacer más cosas. Busca mejorar su producto y extender su línea. Quiere crear otro libro, canción, película. Ama lo que hace y ve el ganar dinero como una forma de hacer más de lo que ama. El sueño de tener una empresa que haga las mejores cosas y ganar dinero es una forma de alimentar el sueño.
Aunque es posible encontrar un producto que todos quieran y te vuelvas rico al vender ese producto, muchos empresarios exitosos evolucionan y crecen cuando ganan dinero y lo reinvierten en una búsqueda incesante de la excelencia.
“No hacemos películas para ganar dinero, ganamos dinero para hacer más películas” -Walt Disney.
5. Haz una cosa mejor. Elige una cosa en la que seas mejor que la mayoría de la gente. Enfócate en hacer UNA cosa. Practica, aprende, trabaja, evalúa. Autocritica tus creaciones, no de una manera masoquista, pero sí para asegurar que tu trabajo mejore en todo. La gente exitosa financieramente hablando, hace bien una cosa por la que el mundo está dispuesto a pagar.
La excelencia es la recompensa, pero ésta también demanda una paga mucho mayor y mucho más respeto, valor, realización y sentido de logro. Todo esto te hace rico en términos no monetarios.
6. Haz una lista de 10 personas que hagan una cosa bien. ¿Cómo elegiste a esos 10? ¿Cómo determinaste quién era el “mejor”? ¿Cómo mides su “éxito”? Usa esos criterios para medir tu progreso y convertirte en el mejor. No sólo admires a las personas exitosas. Mira más de cerca a lo que las hace exitosas. Usas esos criterios para crear tu propio éxito.
7. Haz un seguimiento de tu progreso. Tendemos a convertirnos en lo que medimos, así que haz un seguimiento al menos una vez por semana. Tal vez verás a cuántas personas has ayudado o a cuántos clientes has servido o evaluarás los pasos clave en tu recorrido para convertirte el mejor.
8. Crea rutinas que aseguren el progreso. Nunca olvides que alcanzar una meta se basa en crear rutinas. Por ejemplo si quieres escribir un libro de 200 páginas esa es tu meta. Tu sistema para alcanzarla puede ser escribir cuatro páginas por día, ésa es tu rutina. Esperar y desear no hará que termines tu trabajo, pero comprometerte a tu rutina te ayudará a lograr tu meta.
Ponte metas, crea rutinas que apoyen esas metas y haz un registro de tu progreso. Arregla lo que no funcione. Mejora y repite lo que sí funcione. Busca ser mejor de lo que eras ayer. Pronto serás bueno, después serás excelente y algún día serás el mejor. Llegará el día en el que, sin que lo notes, seas millonario, si es que ese tipo de cosas te interesan.